Molduras y Paredes externas

            Existe un importante daño por oxidación y corrosión en la imagen del Sagrado Corazón de Jesús que está al frente de la basílica.

            Los muros externos y algunos interiores también están afectados en algunas partes o zonas por humedades ascendentes, las filtraciones del techo llegaron a marcar algunas zonas del cielorraso del templo y afectaron las estructuras de madera del techo.

            Los muros, ornamentos, columnas y torrecillas de mampostería se encuentran en algunas zonas en malas condiciones. Hay rajaduras y desprendimientos debido a filtraciones de agua de las lluvias.

            En su parte interior el edificio necesita una gran revitalización de su estructura, que comprende tareas de reparación, restauración y limpieza de muros, mármoles, pisos, pintura interior, reparación y lustre de bancos y confesionarios, instalaciones eléctricas, etc.