Eje Catequístico para el año 2000

La Trinidad: el Misterio de Dios - Amor

1

La Revelación del misterio del Dios - Amor: comunión de tres personas en el Amor cf. C.I.C- n 232-2671-1 C.I.C n226: "La fe católica es ésta:

que veneramos un Dios en la trinidad

y la trinidad en la unidad

no confundiendo las personas,

ni separando las sustancias;

una es la persona del Padre,

otra la del Hijo,

otra la del Espíritu Santo;

pero del Padre,

del Hijo,

y del Espíritu Santo

una es la divinidad,

igual la gloria,

coeterna la majestad". (Symbolum Quicumque)

 

1.2 M.S. 129.130: "Padre, Hijo y Espíritu Santo

Qué comunidad modelo...!

Aunque perfectamente distintas entre si,

estas tres personas

no dejan de estar unidas

y de obrar en la misma naturaleza,

el mismo pensamiento,

la misma voluntad

y la misma operación,

formando así una Sociedad adorable, perfecta".

 

1.3 D.E. pag. 30: "El niño Jesús dice a su Padre:

Aquí estoy. Que Sean uno.

Padre eterno, ahí está tu Hijo muy digno de Ti;

lo mismo que es digna de Ti, su Madre.

Aquí está una comunidad semejante a la tuya:

ese niñito y su Madre son una misma cosa

como ustedes son uno...

Es el mismo sentimiento,

la misma felicidad

en la misma entrega,

en la misma vocación

a la misma comunidad".

 

2

Conocemos el misterio del Dios- Amor, comunión de tres personas en el amor, porque Jesús nos lo ha dado a conocer:

2.1 San Miguel GARICOITS decía:

"tenemos que Ser unos para otros

imágenes de nuestro Señor Jesucristo refiriendo todo a su Padre,

para que viéndonos unos a otros,

veamos a Dios pan glorificarlo. (D.E. 64)

 

 

2.2 Dice Jesús en el Evangelio de Juan:

"Cuando ustedes hayan levantado en alto al Hijo del hombre,

entonces Sabrán que Yo Soy

Y que no hago nada por mi mismo,

sino que digo la que el Padre me enseñó.

El que me envió está conmigo

y no me ha dejado Solo,

Porque yo hago Siempre lo que le agrada". (Jn 8, 27.29)

 

2.3 También San Miguel se había empapado de esta verdad porque dice en el

Manifiesto: "Comenzó su carrera

con este gesto magnifico

que Será definitivo.

Desde ese momento

Permaneció Siempre en estada de víctima,

anonadado ante Dios,

sin actuar nunca por si mismo

sino por el Espíritu de Dios,

entregada permanentemente

a las mandatos de Dios

Para sufrir y hacerlo que El dispusiera".

 

2.4 Jesús tiene conciencia de Ser el Hijo predilecto del Padre. Lo podemos contemplar en el momento de su bautismo y de su transfiguración:

"Este es mi Hijo muy querido,

en quien tengo puesta toda mi predilección" (Mt 3, 17-I7,5)

 

2.5 Jesús en la oración cultiva y afianza su relación intima con el Padre:

por haber ocultada estas cosas a los sabios y a los prudentes

y haberlas revelado a los pequeños.

Sí, Padre, porque así lo has querido.

(Ita, Pater... del Manifiesto) (Mt. 11, 25-26)

se postró rostro en tierra

y rogaba que, de aer posible,

no tuviera que pasar por esa hora.

Y decía: "Abba, Padre, todo te es posible,

aleja de mi este cáliz,

pera que no se haga mi voluntad

Sino la tuya" (Mc Í4, 35.36)

 

2.6 Un ejercicio interesante puede consistir en buscar en el Evangelio textos en los que se puede contemplarla relación de Jesús con el Padre y con el Espíritu Santo. Sobre todo en el Evangelio de San Juan.

3

Todos y cada uno de nosotros hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios- Amor.

3.1 "Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen,

según nuestra semejanza...

y Dios creó al hombre a su imagen;

lo creó a imagen de Dios,

los creó varón y mujer. (Gn 2, 26-27)

 

3.2 Dice Juan Pablo II: "El hecho de que el ser humano,

creado como hombre y mujer,

sea imagen de Dios

no significa solamente

que cada uno de ellos individualmente

es semejante a Dios como ser racional y libre;

significa además que el hombre y la mujer,

creados como unidad de los dos en Su común humanidad,

están llamados a vivir una comunión de amor y,

de este modo,

reflejar en el mundo, la comunión de amor que Se da en Dios,

por la que las tres personas Se aman

en el intimo misterio de la única vida divina.

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo

- un Solo Dios en la unidad de la divinidad -

existen como personas por las inescrutables relaciones divinas.

Solamente así se hace comprensible

la verdad de que Dios en si mismo, es amor. (cf. l Jn 4, 16)

(MD n 7)

3.3 Sigue diciendo Juan Pablo II:

"La imagen y Semejanza de Dios en el hombre,

creado como hombre y mujer

(Por la analogía que se presupone

entre el Creador y la criatura),

expresa también, por consiguiente,

la unidad de los dos en la común humanidad.

Esta unidad de los dos,

que es signo de la comunión interpersonal,

indica que en la creación del hambre

se da también una cierta semejanza

con la comunión divina (communio).

Esta semejanza se da

como cualidad del ser personal de ambos,

del hombre y de la mujer,

y al mismo tiempo como una llamada y tarea.

Sobre la imagen y semejanza de Dios,

que el género humano lleva consigo desde el principio,

se halla el fundamento de todo el ethos humano.

El Antiguo y el Nuevo Testamento desarrollarán este ethos,

cuyo vértice es el mandamiento del amor. (MD n 7)

 

3.4 Y continúa Juan Pablo II:

"En la unidad de tos dos

el hombre y la mujer

son llamados desde su origen

no solo ha existir uno al lado del otro,

o simplemente juntos,

sino que son llamados también a existir recíprocamente,

el uno para el otro. (MD n 7)

 

3.5 El Ideario Betharramita expresa también la grandeza de la dignidad de la persona humana en esta misma línea de pensamiento.

Ideario 8 valoramos al hombre como PERSONA,

es decir, como una totalidad

creada por Dios a su imagen y semejanza

e integrada por una interioridad, el sagrario de su conciencia,

y una corporalidad que lo coloca

en una situación determinada en el espacio y en el tiempo

y le permite un conjunto de relaciones

que lo integran en una realidad social.

Así va dando sentido a su vida

y realizando su vocación de encuentro con Dios.

 

Ideario 10 y15

Contemplando a Jesucristo

descubrimos y valoramos la grandeza del hombre.

Todo en él es un don de Dios

que lo ha creado a su imagen y semejanza.

La experiencia de esta dependencia de Dios en todo

es lo que lo hace sentirse Hijo de Dios...

Contemplando a Jesucristo

descubrimos y valoramos también

que esa totalidad integrada que es la persona,

no es algo terminado,

sino todo un proyecto, una tarea...

 

Ideario 17 Desafío por asumir e integrar

a las otras dimensiones de la persona la verdad de su sexualidad que:

4

De la misma manera que Dios realiza la unidad en la comunión de la diversidad de las tres personas, también los hombres, diversos en su sexualidad y en su ser personal, edades, culturas...tienen que realizarla unidad de humanidad en la comunión fraterna.

 

4.1. Que todos Sean uno:

como tú, Padre, estas en mi

y yo en ti

que también ellos sean una en nosotros,

para que el mundo crea

que tu me enviaste.

Yo les he dado la gloria

que tú me diste,

para que Sean uno,

como nosotros Somos uno

- yo en ellas y tú en mi -

para que Sean perfectamente uno

y el mundo conozca

que tú me has enviada,

y que ya los amé

como tú me amaste. (Jn 17 21-23)

 

4.2 San Miguel GARICOITS quiere esa unidad y comunión en las comunidades betharramitas:

Fieles a nuestro lema,

sin demora, sin reserva, sin vueltas

no retrocedamos ante ningún sacrificio,

ningún esfuerzo por responder a este voto,

a este ardiente desea de nuestro Señor-

Unum sint! Aquí, como allá arriba. (D.E 144)

 

4.3 San Miguel está muy preocupado porque las comunidades betharramitas vivan esta comunión semejante a la comunión del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo:

Dios mío,

no mires mis pecados sino la Congregación

que concibió y formó tu Sagrado Corazón.

Dígnate concederle tu paz.

Esta única paz que, Según tu voluntad,

pueda pacificarla y unir estrechamente

a todos los que la componen entre sí,

con sus superiores y con tu divino corazón,

para que sean Uno.

Como Tú eres Uno con tu Padre y el Espíritu Santo.

Amén, Fiat, Fiat (D.E 231)

 

4.4 En la dinámica del amor: actitudes que hay que cultivar para construirla comunión.

Ideario 21 Contemplando a Jesucristo, anonadado y obediente,(manifiesto 1838), aprendemos a buscar y a amarla voluntad de Dios en medio de la ambigüedad de la vida. Esa voluntad de Dios nos estimula a vivir permanentemente en la dinámica del amor: por amar más que por otros motivos, dirá también San Miguel GARICOITS. Esa dinámica del amor implica todo un proceso: renuncia a si mismo, apertura, entrega generosa de lo mejor de nosotros mismos para que los demás puedan perfeccionarse y aceptación humilde del don de los demás, también de Dios, sin el cual nosotros no podemos realizarnos. Es el diálogo del encuentro personal que crea comunión, es amar como yo los he amado (Jn 13,34).

Ideario 22 La experiencia de la comunión en los encuentros interpersonales va generando una interdependencia de los hombres en lo bueno y en lo malo. Como Personas, aprendemos a elaborar nuestra propia identidad a través de las relaciones comunitarias, con las que:

Esta dimensión comunitaria y social de la persona exige en la conducta la virtud de la SOLIDARIDAD, que Juan Pablo II define así: la Solidaridad no es un sentimiento de vaga compasión o de superficial enternecimiento por los males de tantas personas cercanas o lejanas. Al contraía, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es deán por el bien de todos y cada uno, para que todos seamos verdaderamente responsables de todos. (SRS 38).

 

5

La eucaristía es la celebración de la presencia de Cristo resucitado vivo y actuando entre nosotros para realizar nuestra comunión:

La celebración de la Eucaristía es alabanza de la trinidad indivisible y es la realización de la reconciliación de cada persona integrada en una humanidad nueva, unida en la fraternidad eclesial.

 

 

Abreviaturas utilizadas:

C.I.C. Catecismo de la Iglesia Católica

M.S. Un Maitre Spirituel du XIX siécle

D.E. La doctrina Espiritual de San Miguel GARICOITS

M.D. Mulieris Dignitatem

E.P.V. Educación y Proyecto de vida

S.R.S. Sollicitudo Rei Socialis

 

Bajar Archivo de Winword zipeado (8,63 Kb)