Fuente inspiradora, impulso siempre presente

 

 

Estoy muy contento con el colegio. Veo que es una cosa muy buena eso de tener un plan de conjunto; teniendo los medios de realizarlos, claro. Sigo pensando que esa obra va a ser un éxito, porque estoy convencido de que usted no va a caer en el error de substituir la acción divina por la suya.

Julio, 1858.

 

 

Siga a sus alumnos que los animo para que se orienten bien, siguiendo sus consejos para que adquieran el dinamismo de la entrega, propio de grandes hombres para que pueda cada uno recorrer su vida con grandes ideales y mucha disponibilidad.

Diciembre, 1859.

 

 

 

Envío mi bendición, de todo corazón, a todos los queridos alumnos de América, cuyos sentimientos hizo Ud. muy bien en transmitirme. Me encantó y me emocionó hasta hacerme llorar por lo bien que se expresan. Son almas con grandes esperanzas. Que con la ayuda del Señor lleguen a realizarlas.

Noviembre, 1861.

 

 

 

Extractos de cartas del San Miguel Garicoits

al Padre Diego Barbé, fundador del Colegio.