I. Betharram y la educación en la Argentina

  

Así nos ha amado Dios…

Ante este espectáculo prodigioso,

los sacerdotes de Betharram

se han sentido arrastrados

a consagrarse por entero

a la imitación de Jesús,

anonadado y obediente,

y a la tarea de lograr para los demás

una dicha semejante

 

San Miguel Garicoits

 

 

"Por San Miguel Garicoits, el Espíritu Santo ha suscitado en la iglesia una familia religiosa, cuya misión propia es reproducir y manifestar el impulso generoso del Verbo encamado que dice a su Padre- «Aquí estoy» y se entrega a todos sus designios para la Redención de los hombres".

(R. de V. art. 2)

 

La fuente inspiradora

  1. Dios es Amor y ha creado al hombre por amor y para el amor. Y cuando el hombre rompió esa comunión de Amor con Dios por el pecado, El no lo abandonó al poder de la muerte. Se compadeció de nuestra situación y se acercó a nosotros haciéndose hombre. En la persona de Jesús, en sus actos y palabras, en sus gestos de solidaridad con los niños, los pobres, los enfermos y los pecadores, en su Pasión, en su Muerte y en su Resurrección, nos hizo experimentar la cercanía del amor del Padre.
  2. La Iglesia, desde los comienzos hasta nuestros días, no ha dejado de anunciar ese Amor de Dios, manifestado en Cristo, como la única Buena Noticia, que puede salvar y planificar a todo el hombre y a todos los hombres.
  3.  

    Nuestra historia

  4. En 1835, San Miguel Garicoits, impactado por la contemplación del «Prodigioso espectáculo» de ese mismo Amor de Dios y por la situación de increencia y descristianización de Francia después de la Revolución, e inspirado por el espíritu Santo, funda la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram para realizar la misión evangelizadora de la Iglesia y «procurar la misma felicidad» de la salvación a los hombres de aquel tiempo. Los medios de los que se sirven el Fundador y los primeros Betharramitas son las Misiones populares y los Colegios.
  5. En 1856, respondiendo a un llamado que llega de Buenos Aires, San Miguel Garicoits enviará el primer equipo de misioneros betharramitas a Argentina. La comunidad está formada de religiosos impactados por el Amor de Dios, manifestado en el Sagrado Corazón de Jesús, y que tienen una gran vocación misionera para darlo a conocer a los demás. Además San Miguel Garicoits se desprende de un gran colaborador suyo, el P. Diego BARBE, hasta entonces director del Colegio de Betharram en Francia, porque tiene la intuición y el objetivo de que, lo antes posible, tendrán que abrir un colegio como elemento importante de evangelización.
  6. La inquietud del P. BARBE por concretar ese proyecto, aunque era una empresa difícil, fue acompañada y alentada por San Miguel desde la lejana Francia como puede apreciarse en su correspondencia. Así nació en 1858 el Colegio San José de Buenos Aires. Después fueron los de Montevideo, Rosario, La Plata y Asunción. Más tarde los colegios parroquiales de Barracas y Martín Coronado y la guardería de Adrogué.

     

    Nuestra Identidad

  7. El fundador, los primeros misioneros y todos los religiosos que trabajaron en estos colegios entendieron siempre la tarea educativa como una manera muy adecuada de llevar a cabo la Misión Evangelizadora, que es la razón de ser de la Iglesia y, por lo tanto, de la vida religiosa. Los Betharramitas de ayer y los de hoy nos esforzamos por «prolongar la actitud del Verbo Encarnado ofreciéndose a su Padre para cumplir su voluntad de Salvación.»
  8. (R. de V. art. 8)

     

    La misión continua

  9. Con esos betharramitas que nos precedieron, nosotros queremos ser fieles hoy:

(R. de V. art. 15)

(R. de V. art. 13, 15 y 16).