II ENCUENTRO DE ESPIRITUALIDAD
BETRARRAMITA


¡Hola! ¡Qué tal hermanos! Aquí estamos, tratando de cumplir con nuestro compromiso mensual, de hacerte llegar un material para poder juntos contemplar nuestro carisma. Esperamos que el Primer Encuentro, les haya sido de utilidad y hayan podido sacarle provecho. Aquí va el Segundo.

-¡Se acuerdan! en el anterior encuentro nos propusimos, "...comenzar conociendo la persona toda de nuestro padre Miguel, para luego en las sucesivos jornadas ir profundizando alguno de los aspectos de nuestro santo, y así conocer quién es un Betharramita. Por ello le enviamos una semblanza de Garicoits, que tiene la virtud de presentarnos, a grandes rasgos, su biografía, pero no llena de datos y fechas, sino inundada por su espíritu propio, y creemos que esta es la mejor forma de conocer al verdadero Miguel, de descubrirlo y entusiasmarse con él... de enamorarse del mismo Amor del Padre y el Corazón del Hijo, y entonces ser todo un Betharramita. ".

Si, el párrafo citado terminaba así, "...y entonces ser todo un Betharramita.". Por eso, hoy te proponemos, con la ayuda del R.P. José Mirande, reflexionar sobre quién es un Betharramita, cuáles son sus generalidades y particularidades; para luego en otros encuentros ir profundizando en sus características más propias, y así ir descubriendo, conformando, contemplando y viviendo betharramita.

POSIBLE ESTRUCTURA DEL ENCUENTRO

Ahora te queremos presentar algunas sugerencias para trabajar con el documento seleccionado, el cual, tener en cuenta, es una homilía del P. J. Mirande realizada en Adrogué (Argentina) en 1965, con motivo de una profesión religiosa, por tanto está dirigida a futuros religiosos, pero bien vale para todo joven que quiera vivir seriamente su pertenencia a nuestra familia Betharramita.

ESQUEMA

MOTIVACION

Lograr, a partir de los distintos carismas que se presenten o que los chicos conozcan, el interés por conocer cuál es nuestra identidad propia.
Modo de presentación de algunos carismas en la Iglesia, a elección:

 

PLANTEO DEL TEMA

La motivación, lo realizado anteriormente, debió hacer surgir en cada uno de nosotros una pregunta, ¿Cuál es el don que tiene Betharram para dar a la Iglesia? ¿Cuál es la Espiritualidad del Betharramita? en definitiva, nos preguntamos por ¿QUIÉN ES UN BETHARRAMITA?

Para contestar a esta pregunta trabajaremos con el texto ya citado del P. Mirande
"¿Quién es un Betharramita?".

  1. Lectura personal y atenta del documento, resaltando lo que más te llamó la atención, lo que más te sedujo.
  2. Se dividen en grupos, el método de división puede ser por afinidad, por ejemplo todos los que fueron cautivados por la actitud de "voluntario" forman un grupo, y así con el resto. (quizás sea bueno, que antes el animador tenga en cuenta cuáles son las características más sobresalientes del texto, para orientar el armado de grupos.)
  3. En cada grupo compartirán lo que reflexionaron, y el porqué destacaron el aspecto
  4. que eligieron.
  5. Luego expondrán en plenario lo trabajado por cada grupo, lo que se hará por medio de:

 

TEXTO ILUMINADOR

MATEO 25, 14-30 "LA 'PARABOLA DE LOS TALENTOS"

 

CELEBRACION

Vimos que dentro de la Iglesia hay diversidad de carismas y, uno de ellos es el de Betharram. Vimos las características de, "quién es un betharramita", de donde cada uno resaltó una actitud. Pues ahora celebremos la alegría que tenemos, por formar todos y cada uno a Betharram.

 

ELEMENTOS

ORACION

"Señor, Ayúdanos a ser verdaderos Jóvenes Betharramitas, recordándonos en cada momento las condiciones para serlo, y no dejes que en esos momentos seamos tentados a no obedecerte."


¿Quién es un Betharramita ?

Queridos jóvenes:

Hoy se sienten felices y tienen motivo para ello. Van a ser religiosos, religiosos del Sagrado Corazón, religiosos de Betharram. ¡Qué maravilla!
Vamos a tratar de ver juntos lo que es un betharramita, para alegría nuestra y de Uds.
Un betharramita es un voluntario. Nadie entra por la fuerza en nuestra congregación. Nadie tiene que seguir en ella contra su voluntad. San Miguel quería sólo voluntarios. ¿Por qué? Porque se trata de entregarse a Dios. Y sólo libremente puede uno entregarse a Dios. Se trata de comprometerse a seguir al Corazón de Jesús; y para comprometerse a seguirlo hace falta quererlo de verdad. Se trata de decir: Ecce Venio, como El; no se puede a nadie obligar a decir: Ecce Venio. Sería falsedad; no tendría ningún sentido.
En definitiva, lo importante es amar. ¿Se puede obligar a amar? Por amor más que por otros motivos - repetía San Miguel.
Sólo los que son capaces de amar, pueden escuchar el llamado del Corazón de Jesús y seguirlo. Siempre dice lo mismo. Sus palabras no son de ayer, son de siempre.
¿Me quieres ... ? ¿Lo suficiente como para ser capaz de seguirme? ¿Lo suficiente como para renunciar a todo y vivir pobremente como yo? ¿Lo suficiente como para vivir en castidad y ser un hombre de un solo amor' ¿Lo suficiente como para entregarme tu voluntad por la obediencia y aceptar no ser más dueño de ti mismo?
¿Me quieres... ? Si tu respuesta es un "sí", ven. De lo contrario. no vengas. No estarías en tu lugar. No estarías a gusto.
Hoy se sienten felices, queridos jóvenes, porque escucharon esta llamada y han dado una respuesta libre, de voluntarios. Sean siempre voluntarios.
Un betharramita es un hombre que dice siempre "sí" a Dios y a sus representantes. Es el hombre del Ecce Venio.
Cuando Dios lo llama está siempre disponible: renunció a disponer caprichosamente de sí mismo - optó un día por Dios y se exige liberarse cada día un poco más de todo lo que le impida entregarse.
Cuando Dios habla. siempre está dispuesto. Sale a la primera insinuación. sin retrasarse. Sabe que no hay que hacer esperar a Dios.
Sale aunque le cueste, aunque tenga miedo - a veces tiene miedo, pero se esfuerza por no manifestarlo: es un valiente, ¡Siempre adelante! - dice como su Padre. Digan siempre sí a Dios, no, al pecado.
Un Betharramita es un hombre sin pretensiones. Trabaja mucho, pero sin buscar destacarse: no trabaja para él. Sólo está contento cuándo se entrega al servicio de Dios, de la Iglesia, de sus hermanos.
Sabe que no es sino instrumento en las manos de Dios. Le reserva la gloria a Dios -, le dedica los éxitos. Cuando hizo todo lo que tenía que hacer, se considera un "servidor inútil". Cuando ya no se lo necesita, sabe retirarse. No es él quien se va a considerar imprescindible.
Queridos jóvenes, no sean nunca "obstáculos". Tengan siempre la preocupaci6n de "pasar inadvertidos" y además estén "disponibles para la entrega", "pequeños", sumisos, constantes...... Así estarán "siempre contentos".
Un Betharramita es un hombre feliz. Ha renunciado a muchas cosas, pero no a la felicidad. La necesita. Y Dios no se la puede negar. A quien se le entrega, Dios no es capaz de negarle nada. Su gran corazón no puede dejarse ganar en generosidad.
Serán felices desde ahora, a condición de que sean fieles: si son y permanecen voluntarios, si conservan esta disponibilidad perfecta para con Dios y sus representantes; si no se enaltecen con ambiciones y deseos vanos, es decir, si son auténticos Betharramitas.
Es lo que todos vamos a pedir para Uds. a la Virgen y a San Miguel. Que siempre los ayuden a Uds. y a nosotros. Amén.


R.P. José Mirande, s.c.j.
(Homilía pronunciada en Adrogué)
NEF, Nº 146, marzo 1965


Bajar el Archivo de Winword 7.0