III ENCUENTRO DE ESPIRITUALIDAD BETHARRAMITA


¡Qué tal amigos! ¡Aquí estamos nuevamente! Esperamos que hayan recibido el II Encuentro, y perdonen el atraso de esta tercer entrega.

¡Recuerdan! El I Encuentro fue sobre San Miguel, su vida, podríamos decir su exterior e interior; tratamos de conocer su historia pero principalmente, con qué espíritu la vivió, cuál era el alma que lo animaba. En el II Encuentro tratamos de descubrir y profundizar el valor de los carismas en la Iglesia y cuál es específicamente el de Betharram, también, cuál es su aporte a la gran familia de Dios; aquí llegamos a ver quién es un betharramita, y cuál es su espiritualidad, su ser, su particularidad.

Hoy y a partir de los sucesivos encuentros queremos ir tornando una por una, estas características propias del ser betharramita, y profundizarlas, meditarlas, compartirlas para redescubrirlas y vivirlas en cada uno de nosotros, betharramitas.

Para tener un orden en la exposición y, una fuente válida de donde beber esos elementos propios de nuestra espiritualidad, vamos a tomar textos del mismo San Miguel; el que pasamos a citar es el que nos inspira y nos sugiere el programa a seguir, el cual será el centrarnos en cada encuentro en una de las virtudes del Sagrado Corazón.

"¿Divino Corazón, quieres ser mi corazón. Esa es tu Voluntad. Si, si lugar a lo que es debido. Viejo corazón, cédele lugar al Corazón de Jesús. Viejo corazón, desaparece para siempre. Demasiado has reinado: Corazón de Jesús, toma el lugar, no quiero negarte nada. Corta, quema, recibe. Dame amarte: es suficiente. Amén. Amén."
San Miguel.
En este texto y en tantos otros, como seguro le vendrán al corazón, San Miguel deja ver su gran devoción al Sagrado Coraz6n, lo que no es un mero sentimiento, sino como queda bien expresado en el lenguaje aguerrido de Miguel, es un amor al Corazón de Jesús. no so1o para dirigirle una oración sentimental, sino para que arranque su corazón y ponga el Suyo, es un amor que no se queda en los afectos sino que abarca toda la persona; creemos que es una figura que deja bien claro cual quiere Miguel, que sea su corazón, su espiritualidad y la de todo betharramita.


POSIBLE ESTRUCTURA DEL ENCUENTRO


Como hemos dicho, en los sucesivos encuentros iremos tratando una por una las virtudes del Sagrado Corazón. Y comenzaremos por la virtud de la Caridad.

ESQUEMA

MOTIVACIÓN

Lograr que los jóvenes dejen expresado qué entienden, sienten, experimentan y creen que es el AMOR.

Sugerimos alguna de estas propuestas, que cada animador elegirá la que más cuadre, teniendo en cuenta a los chicos y chicas que acompaña.


PLANTEO DEL TEMA

Ya ha expresado cada uno, lo que cree y piensa sobre el amor, y lo que cada uno vive como amor.

En lo que dijimos hay mucho afecto, experiencia y verdad, pero también muchas cosas que clarificar, darle más solidez, ponerle el verdadero fundamento, para lo cual es necesario ir más allá de nuestra propia experiencia, sentimientos e ideas, ser sencillos y escuchar al que nos puede aportar claridad.

Como el fin de estos encuentros es crecer en nuestra espiritualidad batharramita y, un gran elemento de ella es el Amor, ese Amor que Miguel contempla en el Corazón de Jesús, vamos a escuchar lo que él pensaba sobre el Amor.


TEXTO ILUMINADOR

I CORINTIOS 13 "EL HIMNO DE LA CARIDAD"

A partir de todo lo compartido, el animador hace una breve síntesis, aportando claridad y fijando los puntos concretos a destacar.

Este momento, si la Celebración se hace a continuación, puede ser suprimido como tal, o verter estas ideas en la misma.


CELEBRACIÓN

Esta celebración debe ser ante todo un momento profundo de oración de Acción de Gracias, por descubrirme digno de ser amado y de amar.

Puede ser conveniente en este momento realizar el signo de la paz, dándonos la paz.

"Allí donde esté tu tesoro, también estará tu corazón."


N.B.: Muy importante en esta celebración será mantener un clima de oración continua y desde lo profundo de cada participante; también tendrán un rol muy importante la animación con los cantos, que deben ser bien elegidos de antemano y participativos.


DOCUMENTO I

TEXTOS DE SAN MIGUEL

"Este es el principio, la vida que debe animar y fecundar todas las obras y medios exteriores. Sin duda, la ley exterior es buena. No podemos omitirla sin cometer muchos pecados y escándalos. Pero solo con ella seremos, a lo máximo, una estatua piadosa, no una de esas piedras vivas que componen la Jerusalén celeste. Sin la ley interior, hasta paralizamos la Palabra de Dios, incluso la gracia de los sacramentos."

"La verdadera caridad es a la vez suave y fuerte. Sabe conjugar el amor a la persona con el odio al vicio. Es totalmente condescendiente, pero sin ninguna cobarde complicidad. La virtud está en el justo medio que la discreción nos hace conocer."

"¡Si todo el ser, el cuerpo y el alma, tuviera un solo movimiento, un impulso generoso para ponerse bajo el influjo del Espíritu de Amor, diciendo siempre: Aquí estoy, Ecce venio!..."

"El amor es lo que mueve al hombre; es el secreto resorte que se ha de descubrir...; es el germen divino que se ha de desarrollar en los corazones. Si falta, no hay nada que hacer."

"Denme un corazón que realmente ame; ese cree, saborea las cosas de Dios, corre, vuela tras los pasos de Nuestro Señor Jesucristo."

"El que ama, en la prueba sólo ve una ocasión de mostrar su amor. Nada lo detiene; siempre y doquier se pierde en las entrañas de la divina caridad."

"Pues bien, en este estado de amor y de entrega perfecta a la voluntad divina escondida bajo apariencias incluso mortales, debemos buscar la alegría, la paz, el bien y el éxito. Desgraciadamente no amamos a Dios como es debido. Para ver la voluntad de Dios hay que amar. El amor es clarividente; ve todo, comprende todo, prevé, adivina."

"Desarrollar la inmensidad de la caridad en los limites de su posición. No meterse en lo que no nos toca; pero la caridad siempre nos toca."


DOCUMENTO 2

PARA EL OTRO... ¡LO MEJOR !

Era un matrimonio pobre. Ella hilaba a la puerta de su choza pensando en su marido. Todo el que pasaba se quedaba prendado de la belleza de su cabello negro, largo como hebras brillantes salidas de su rueca. Él iba cada día al mercado con algunas frutas. A la sombra de un árbol, se sentaba a esperar, sujetando entre los dientes su pipa vacía. No llegaba el dinero para comprar un pellizco de tabaco.

Se acercaba e! día del aniversario de la boda y ella no cesaba de preguntarse qué podría regalar a su marido. Y, además, ¿con qué dinero? Una idea cruzó su mente. Sintió un escalofrío al pensarlo, pero, al decidirse, todo su cuerpo se estremeció de gozo; vendería su pelo para comprarle tabaco.

Ya imaginaba a su hombre en la plaza, sentado ante sus frutas dando largas bocanadas a su pipa: aromas de incienso y de jazmín darían al dueño del puestecillo la solemnidad y prestigio de un verdadero comerciante,

Sólo obtuvo por su pelo unas cuantas monedas, pero eligió con cuidado el más fino estuche de tabaco. El perfume de las hojas arrugadas compensaba largamente el sacrificio de su pelo.

Al llegar la tarde, regresó el marido. Venía cantando por el camino. Traía en su mano un pequeño envoltorio: eran unos peines para su mujer, que acababa de comprar tras vender su vieja pipa... Abrazados, rieron hasta el amanecer.


(Adaptación de un relato popular)

Bajar el Archivo de Winword 7.0