UN CURA GAUCHO

Después de la ordenación sacerdotal, el P. Miguel es destinado como vicario en Cambó. El párroco está enfermo; el P. Miguel lo cuida. Para estar cerca de él, come en su mesa y vive bajo el mismo techo. Su empeño pastoral es infatigable. Vive pobremente. Su palabra, sus consejos y su bondad le ganan la simpatía del pueblo. Los jóvenes se nuclean a su alrededor.

El P. Miguel pone muchas veces su vida en peligro para conquistar las almas. Una vez, lo ven galopar a alta velocidad hacia un moribundo que espera su bendición.

Otra vez, lo ven escurrirse de la Iglesia, saltar sobre su caballo y salir como un relámpago hacia una meta desconocida: un obrero se lastimó, está en gravísimas condiciones, y necesita de un sacerdote. Ningún obstáculo logra parar al "jinete de Dios". Con paciencia y con amor prepara a un joven sordo a la primera comunión. El P. Miguel lo lleva al bosque, para gritarle al oido las verdades del catecismo.

Dieciocho meses permanece en Cambó. Para renovar la parroquia, funda una cruzada eucarística, aviva la catequesis, visita a los enfermos, promueve la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Así hace crecer el número de las vocaciones.

Cuando el 23 de Octubre de 1825 se aleja por siempre de Cambó para ir a Betharram, en la mente y en el corazón de los parroquianos queda vivo el recuerdo de su "cura gaucho".

 

 

Reflexión

 

El Evangelista Juan (10, 11-18) nos habla de Jesús como "Buen Pastor"." Cuida de todos los hombres y les ofrece la salvación También Pablo, lo leemos en los Hechos de los Apóstoles (20, 17-24) es pastor de las primeras comunidades cristianas: las alimenta y las cuida.

San Miguel se ha dado totalmente a la comunidad a la cual fue enviado, como el buen pastor del Evangelio. De esta forma, devuelve la fe y la esperanza a sus parroquianos. ¿Tú colaborasen la parroquia, participando de la catequesis, de los grupos juveniles? ¿Haces algo con entusiasmo?

 

 

 

 Oración

 

Señor, gracias

por la comunidad que me diste.

Gracias por su vida

y su testimonio religioso.

Ayúdame a ser

un miembro generoso y activo

en el ejercicio del amor.

 

 

  Propósito

 

Habla con el sacerdote para ofrecer tus servicios a la parroquia.