ESTUDIO Y TRABAJO

Miguel empieza la escuela a los ocho años. Arnaldo, el viejo maestro, es un hombre generoso y severo. Miguel en poco tiempo llega a ser el abanderado de la clase. Aprende todo lo que el maestro sabe enseñar. Sus compañeros dicen con orgullo: "Sabe más que el maestro".

Arnaldo tiene la mano pesada y abusa de la regia. La clase, con Miguel a la cabeza, conspira para darle una buena lección. Deciden, a la salida de la escuela, abalanzarse sobre el maestro y zamarrearlo. Llegado el momento, todos desaparecen. Solo queda Miguel, el cual, al no poder hacer nada, reconoce su derrota, y pide perdón al maestro. Alejándose, Arnaldo se alisa la barba, mueve su cabeza y exclama:

"¡Verdaderamente este Miguel es un muchachote excelente!"

Desde los ocho a los once años Miguel asiste a la escuela de ¡barre, sin ser ésta su única actividad. Hijo de labradores pobres, el trabajo lo espera a la salida de clase: su tarea consistía en pastorear las vacas y ovejas de casa.

A los 13 años, por motivos económicos, a Miguel lo emplean de peón en la granja de la familia Anghelú. Pastoreaba las ovejas y ayudaba en casa. Su buen tino, la seriedad, el empeño hacia el deber atraen la atención y el cariño de todos hacia él.

Miguel lee, Reflexióna, madura.

Mantiene una gran gana de aprender. Se lo ve muy a menudo con un libro en la mano. Cuando se encuentra sólo en el campo lee y canta a todo pulmón los cantos que aprende en la iglesia.

 

 

Reflexión

 

S. Pablo, escribiendo por segunda vez a Timoteo describe al buen servidor de Cristo (II Tim 2, 22-25).

Lucas, a su vez, nos habla de Jesús sumiso a María y creciendo en sabiduría y gracia (Lc. 2, 39-40, 51-52). Toda vida es entrega, sacrificio y conquista. No hay que dejarse vencer por la pereza o las comodidades. ¿Pongo empeño en el cumplimiento de las tareas escolares?

Miguel tuvo que trabajar y estudiar al mismo tiempo. Nunca se quejó. Dió lo máximo de sí mismo, no rechazó jamás sacrificios y dificultades. Aprende de él.

 

 

 

 Oración

 

Señor, ayúdame hoy a cumplir

con fidelidad y alegría mi deber.

Lo que haga, juego, estudio y oración,

todo sea inspirado por Ti.

Señor, escucha mi oración

y bendice los días de mi vida. Amén.

 

 

  Propósito

 

En un momento difícil de este día, me preguntaré ¿Qué haría Miguel en mi lugar?