ESTUDIANTE Y "CHE PIBE"

Desde el colegio de Saint Palais, el P. Borda decide mandar a Miguel a seguir sus estudios en Bayona, en el colegio San-León.

Aquí también Miguel tiene que ganarse la vida: se traslada a la residencia episcopal de Mons. Loyson en calidad de estudiante y "che-pibe". Está la verdura para limpiar, los platos para lavar, los mandados para hacer. Está también el perrito del P. Francisco - secretario del obispo- para pasear. Y así el tiempo para las tareas y las lecciones lo tiene que robar al descanso de la noche. Además, tiene que soportar el carácter austero del obispo, y el pésimo humor de la cocinera. El mismo recuerda: "Muy a menudo tenía que soportar su humor negro... Me vengaba lavando alegremente platos y fuentes... Terminé por ganármela. Ella empezó a lavarme y a coserme la ropa. Con mi docilidad llegué a cambiar su carácter chocante...".

El obispo, entonces, se interesa de sus progresos y le corrige los trabajos escolares. Esta es la dura escuela en la cual se forma el joven Miguel.

Por su amabilidad y disponibilidad, el estudiante "che-pibe" conquista la simpatía de todos. En la clase es uno de los primeros, y sobresale por su voluntad y adelanto.

Terminados los estudios en Bayona, Miguel entra en el seminario menor de Aire para empezar el curso trienal de filosofía. El P. Francisco, - el del perro -, en señal de reconocimiento y de amistad, le regala ropa nueva y una fuerte suma de dinero que le permitirá pagarse la cuota sin tener que lavar más platos o pasear perros.

 

 

Reflexión

 

S. Pablo nos dice que el trabajo es fundamental para nuestra subsistencia. El que no quiera trabajar, que no coma. (2 Tess. 3, 6-13). Y los hechos de los Apóstoles afirman que hay más alegría en el dar que en el recibir (20, 33-35). Dios nos llama a colaborar en casa, a estudiar con ahínco, a damos con generosidad.

Miguel supo portarse bien con todas las personas de mal carácter y antipáticas que encontró en el camino. Y, con su ejemplo, logró influir positivamente sobre ellas. Sería bueno esforzarse para ser pacientes con todos. ¿ Qué puedes hacer para mejorar tu relación con aquellas personas que no te caen bien? Tú mismo, ¿tratas de ser amable con los demás?

 

  

 

 Oración

 

Jesús, bendice a los maestros,

a mis compañeros y a mí.

Haz que haya armonía entre nosotros

y que el tiempo de clase

sea sereno y bello.

Que la escuela me ayude

a ser útil a los demás

y a construir un mundo mejor.

 

 

  Propósito

 

Sé paciente con una persona chinchuda o antipática.